Prometen portarse bien: Obispos católicos en México, aplicarán “cero tolerancia” al abuso sexual a menores

El Padre Aristeo Baca y el Obispo de Cd. Juárez

CDMX (Sputnik) — La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) expresó su compromiso de “cero tolerancia” al abuso sexual a menores por parte de autoridades eclesiásticas y aprobó acciones para abordar el tema en un país con más de 150 casos registrados.

“La Iglesia está, hoy más que nunca, cooperando con las autoridades del País, especialmente en los casos de abuso contra menores por parte de clérigos, de conformidad con las leyes mexicanas. La sociedad y los miembros de la Iglesia lo exigen pues no podemos permitir un caso más”, dijo la entidad en un comunicado publicado en su página web.
La CVI Asamblea Plenaria de la CEM, presidida el 7 de enero por monseñor Rogelio Cabrera, aprobó acciones para crear una cultura de “prevención, atención y respuesta” y formó un equipo nacional de Protección de Menores.
Según el comunicado, la primera realidad que enfrentaron las autoridades religiosas fue la ausencia de una estadística nacional de casos de abuso sexual infantil por parte de clérigos, por lo cual ordenaron la recopilación de datos sobre el particular ante distintas instancias eclesiásticas y de organizaciones dedicadas a estos temas.
Los primeros datos fueron difundidos el fin de semana por Cabrera para comenzar “un camino de transparencia de cara a la sociedad”.
El Padre Aristeo Bada de Cd. Juárez actualmente acusado de violación agravada y abuso sexual de menores
La CEM recuerda que, de conformidad con la Constitución Política de México, tratados internacionales en materia de derechos humanos y el Código Nacional de Procedimientos Penales, “es obligación de ciudadanos y autoridades preservar absoluta reserva de los datos de las víctimas, así como de los probables responsables”.

La Iglesia Católica mexicana comenzó a prepararse así para la reunión de obispos del papa Francisco del 21 al 24 de febrero en el Vaticano sobre el escándalo de abusos sexuales, que involucra a más de un centenar de sacerdotes suspendidos en México en casi una década por abusos sexuales a menores de edad.

Anuncios