“Venezuela Aid Live” y la complicidad del medio artístico para justificar una intervención militar que costaría vidas y sangre de inocentes

Platiquemos sobre el Venezuela Aid Live (¿porqué en ingles? Para empezar) Varios artistas ahí reunidos por una causa: Reunir ayuda para llevar a los Venezolanos.

Los vemos en sus videos, enérgicos, molestos con la falta de democracia, tristes y preocupados por la lamentable situation de pobreza de los Venezolanos. Que bien que se preocupen por estas cosas, muy noble de su parte. Conociendo un poco del negocio de la música, me llaman la atención algunas cosas.

Aprovechando su alta preocupación, creo es buen momento para reflexionar si es tan necesario que ellos, que muestran tal capacidad de conciencia social, deban de estar rodeados de lujos innecesarios, que pueden ser incluso ofensivos para muchos de los que dicen están luchando por ellos. Caprichos de “artistas” que pueden llegar a la frivolidad, exigencias como boletos de avión en primera clase, hoteles carísimos que con lo que cuesta una noche podría comer una familia por un mes, mil tonterías innecesarias en los camerinos; ganancias millonarias que después deducen (evaden) impuestos por medio de asociaciones civiles que ellos mismos crean.

Paradójico que presumiendo que sean tan caritativos no paguen siquiera lo que les corresponde de impuestos, ¿Qué será en lo que no están obligados? Y no es que estén obligados a renunciar a los lujos que ellos quieran, que sus carreras llenas de sacrificios en sus inicios los hagan merecedores. Eso es cosa de ellos pero como que no va una cosa con la otra.

Si vas a hablar como Manu Chao, es congruente que actúes y te comportes en tu vida como Manu Chao, ahí hay un discurso coherente y muy respetable. Veo en este festival algunos artistas que merecen todo mi respeto como colegas pero que no veo por ningún lado coherencia de su discurso con sus vidas. Repito, no están obligados a no tener frivolidades, cada quien sus gustos pero lo que es claro también es que tampoco están obligados a ser luchadores sociales. Si quieren serlo, son bienvenidos, solo que ajusten el discurso con lo demás.

Veo con tristeza como a la gente no le gusta informarse pero le encanta la faramalla del espectáculo, el ventaneando de día a día. Me da mucha pena ver como la música ha servido en esta ocasión, a diferencia de muchas otras, para demostrar como están las masas idiotizadas y que esta expresión de las artes, a la que yo me dedico, es parte fundamental de este control que deja muchas ganancias. Un simple negocio, una industria, donde el arte quizás sea lo menos importante.

Lo mas preocupante es que vivimos un momento difícil en el que yo no quiero dejar pasar el hecho de que el gobierno de EEUU está buscando entrar a Venezuela por su petroleo y que tal avaricia puede resultar en un nuevo Irak (donde nunca se encontraron las armas de destrucción masivas ), un nuevo Libia, Afganistán, Yemen, etc.

No quiero que en un futuro se diga que no levanté la voz, no advertí de lo que se venía, dentro de mi muy pequeño circulo de influencia.

Venezuela podrá tener un gobierno que se quieran quitar de encima, un pésimo gobernante (algo que no me consta ) pero no puede ser usado como excusa, que le cae como anillo al dedo a EEUU para apropiarse de lo que no es suyo.

Son momentos para el diálogo, la diplomacia. La política en parte fue creada para resolver diferencias, conflictos. Deben sentarse las partes a dialogar. ¿En una diferencia, en cualquier congreso del mundo, cuando se atora una negociación, una de las partes debe de sacar las armas y aniquilar al otro? ¿No se supone que los dirigentes son gente decente, adulta e inteligente? No somos salvajes y los dirigentes de los países son los primeros obligados a mostrar como se deben de resolver los desacuerdos.

Tenemos que decirlo claramente: Ésta ayuda humanitaria es una faramalla para meterla a fuerzas, con tanques de guerra, aviones y fusiles. Yo, desde mi pequeñita trinchera mando una señal de alarma, que en el futuro sentará un precedente al menos con la poca gente que conozco.

Suena fuerte, pero los colegas que participaron en este festival, llevarán sobre sus conciencias la responsabilidad de lo que sus acciones desemboquen. Los muertos no los pondrán ellos. Podrá sonar grosero pero ¿cuánto se les pagó? Sería interesante saberlo. De gratis no fueron.

El apoyo, la empatía, la tristeza, las ganas de ayudar, la genuina preocupación no se venden; se que muchos no entenderán lo que digo, hay una desinformación brutal. Los medios son empresas, negocios con intereses creados que responden a lo que les convenga, saben que la información es poder y lo saben usar muy bien.

Hoy es el día donde llevarán esa “ayuda humanitaria” quizás con tanques de guerra, submarinos o porta aviones. Ayuda que por cierto, no quieren llevar a Haití, un país que se encuentra realmente en situación peor que Venezuela y que la recibirían con los brazos abiertos pero que a los preocupados de ayer, simplemente no les interesa.

Que pena que nos usen a los músicos para convalidar sus acciones de guerra. Que pena que los músicos nos prestemos a estas cosas.

¿Necesitarán más dinero los colegas artistas? No lo creo.

¿Mala fe? Tampoco lo creo.

¿Lo hacen de buena fe? Muy probablemente.

¿Su buena fe los excluye de responsabilidad al apoyar una intervención militar, encabezada por Donald Trump? NO.

¿Es Donald Trump alguien para confiarle la defensa de los Derechos Humanos, sobre todo de latinoamericanos? NO.

¿Es muy difícil obtener la información para saber lo anterior? NO.

¿Están siendo parte de algo que puede ser muy dañino? SÍ.

¿Será que ese concierto no tiene nada que ver con la invasión? SÍ tiene que ver.

¿Están conscientes de esto los participantes? Quizás algunos SÍ, quizás otros NO.

¿Cuántos de estos artistas los hemos visto quejándose de actos que en la vida social han sido repudiados?? Por ejemplo los 43 desaparecidos, por nombrar un solo caso.

Como en todo, uno nunca tiene la verdad absoluta, espero de todo corazón que yo sea el equivocado. En estos días lo sabremos

Cesar “Vampiro” López

LAS DECLARACIONES Y OPINIONES EXPRESADAS SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PUNTO DE VISTA DE RCNORTE.
Paulina Rubio y Maná
Anuncios