No es en Venezuela: filas de 200 metros por comida en pleno centro de Buenos Aires

(Sputnik) Mucho se habla de la presunta crisis humanitaria y de las filas que las personas deben hacer en Venezuela, pero hay escenas en el resto del continente que muestran una situación de emergencia y a las que no se les presta la misma atención. En Argentina, durante una manifestación social, hubo filas de hasta dos cuadras para recibir verduras gratis.

Inflación, sueldos que no alcanzan, personas que no pueden comprar medicamentos, hambre. No estamos hablando de Venezuela, sino de Argentina, uno de los países que se ha puesto a la vanguardia del Grupo de Lima al momento de señalar la delicada situación que atraviesa el país caribeño.

La Ciudad de Buenos Aires prohibió de un tiempo a esta parte los ‘feriazos’, las ventas populares que la UTT solía realizar. En el marco de una acción repetida contra vendedores ambulantes, la Policía de la Ciudad arremetió contra los vendedores so pretexto de que realizaban su venta de manera irregular.

Se viralizó en esa ocasión la imagen de una mujer recogiendo berenjenas de los pies de policías, una escena que podría representar cuál es la situación que preocupa a miles de argentinos. La mujer retratada fue buscada en redes y varios medios la entrevistaron. Sin quererlo se volvió ícono de la protesta social.

“Nadie me gobierna. ¿Como voy a dejar que la policía nos intimide para comer? Fui a buscar berenjenas y rúcula porque no puedo pagar los precios del Coto [cadena de supermercados]”, dijo la señora, una jubilada de nombre Ángela.

No extraña este panorama en un país que mostró una inflación interanual de casi un 48% en 2018. Sin embargo, los sueldos, jubilaciones y prestaciones crecieron en menor proporción, con una caída sustantiva del poder adquisitivo de los ciudadanos de a pie, muchas veces ahorcados por la soga de las facturas de servicios, cuyo precio se multiplicó varias veces en cuestión de unos años.

En mayo de 2018, Macri (pRESIDENTE ARGETINO) dijo que al elegirlo a él en 2015 y obtener apoyo legislativo considerable en 2017, sus connacionales optaron por una vía opuesta a la del país caribeño. “Los argentinos dijeron: nosotros no queremos ir a Venezuela”, dijo. Al final, terminaron pareciéndose.

Anuncios