Padre de víctima de abuso sexual acusa a la Iglesia Católica de arruinarles la vida por denunciar

(Sputnik) — La denuncia por abuso sexual contra un profesor del Colegio Gaztelueta de la prelatura católica Opus Dei en el País Vasco (norte de España) dio pie a amenazas, aislamiento y presiones que arruinaron la vida de la víctima y su familia, dijo a Sputnik el padre del denunciante, Juan Cuatrecasas.

“El precio que tuvimos que pagar por hacer la denuncia fue recibir amenazas; luego nos aislaron social y laboralmente (…) Ellos manejan muy bien sus mandos y te someten a una presión contundente; cuando sales a decir la verdad, esto se convierte en un infierno (…) Es una forma más de destrozarte la vida”, dijo a esta agencia Juan Cuatrecasas.

El hombre es padre de un alumno del Colegio Gaztelueta ubicado en Leioa, en la provincia vasca de Vizcaya, que fue abusado por un profesor de esa institución en los cursos lectivos 2008-2009 y 2009-2010, cuando tenía entre 12 y 13 años.

La prensa española asegura que el adolescente estuvo a punto de suicidarse varias veces en los años siguientes a soportar esos abusos.

El 15 de noviembre de 2018 la justicia española condenó a 11 años de prisión al profesor José María Martínez Sanz por un delito continuado de abusos sexuales, así como a 11 años de inhabilitación y a 15 años de alejamiento de la víctima.

Para el padre de la víctima, la Iglesia Católica y la ultraconservadora prelatura Opus Dei son culpables de haber “ninguneado” a su familia y de “defender al victimario”.

“Te presionan por detrás sin que tú te enteres, la vida te cambia por completo; tuvimos que cambiarnos de domicilio y mucha gente desapareció de nuestro lado”, dijo Cuatrecasas.

El obispado local “estuvo reunido con el director del colegio, haciendo no sé muy bien qué. (…) Hemos recibido por parte de la Iglesia esa presión y dentro de ella del Opus Dei”, afirmó.

Tras la denuncia realizada en 2013, un representante de la Iglesia sometió al adolescente y a su padre a un “interrogatorio bestial”, dijo.

“Incluso le pidió a mi hijo que hiciera un croquis del despacho donde habían sucedido los hechos y luego nos enteramos, durante el juicio, que hicieron obras en ese colegio (…) Nunca se han preocupado por el estado de salud de mi hijo”, agregó.

El caso llegó en 2015 al Vaticano, debido a las denuncias de la familia Cuatrecasas, y el papa Francisco ordenó un juicio canónico al profesor y al colegio a cargo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que un año más tarde decidió archivar la investigación.

Cuatrecasas asegura que el Opus Dei llevó a cabo una campaña de desprestigio contra su hijo y su familia, incluso después de la sentencia condenatoria.

“La Iglesia está haciendo oídos sordos y el Opus Dei ha convertido la denuncia concreta contra un operario de su institución en algo corporativista (…) nosotros no hemos planteado un juicio contra el Opus Dei, sino contra un individuo que se ha comportado como un auténtico delincuente; realmente creemos que a pesar de haber recibido una sentencia favorable, aún no hemos tenido una verdadera justicia”, agregó.

En el mundo, Irlanda, Bélgica, Holanda y EEUU han comenzado las investigaciones por casos de abuso con la colaboración de autoridades eclesiásticas, mientras que en otros lugares fue gracias a la iniciativa de comisiones estales (Australia y Canadá), señaló Ending Clergy Abuse (ECA), una organización de supervivientes del abuso clerical de todo el mundo.

Según un estudio de la Junta Nacional de Revisión de la Iglesia Católica de EEUU, un total de 4.392 sacerdotes fueron acusados de abuso sexual de 10.667 menores entre 1950 y 2002.

Mientras tanto, la Real Comisión en Australia afirmó que hay en ese país 4.447 víctimas de abusos y el Gobierno de Canadá informó que entre 10.000 y 12.000 personas fueron indemnizadas por sufrir abusos sexuales en las instituciones religiosas.

Por su parte, la Conferencia Episcopal holandesa señaló que 1.975 personas denunciaron haber sido víctimas y en Alemania el Gobierno detectó 927 víctimas.

En todo el mundo existen casi 100.000 víctimas de pederastia cometida por integrantes de la Iglesia, según ECA Global.

Francisco convocó a fines de febrero una cumbre católica contra la pederastia con participación de las conferencias episcopales de todo el mundo.

Pero el encuentro concluyó sin recomendaciones concretas para terminar con el secretismo y con la negligencia de los obispos en movilizar las denuncias cuando se presentan, según ECA.

Anuncios