Política del “Buen Vecino” de EE.UU. hacia México, cada vez asemeja más a modelo aplicado por países de Europa del este

Mientras Andrés Manuel intenta mantener una relación cordial con el Gobierno de EE.UU., a pesar de que difiere en el enfoque con el que debe atenderse el fenómeno migratorio, el día de hoy el presidente Donald Trump amenazó con cerrar la frontera con México si este no frena de inmediato el flujo de inmigrantes.

Como respuesta, AMLO pondera una consulta pública a fin de tener una guía respecto a la manera en que debe responder a Trump por la amenaza del cierre de la frontera. “No nos vamos a pelear” con el gobierno de EE.UU., fue su respuesta, a la vez que aseguraba que siempre pedirá sus consejos porque el “pueblo es sabio”.

Con estas actitudes hostiles, parece haber quedado en el olvido aquella vieja y efectiva política de buen vecino de la que presumían tanto nuestros socios de Estados Unidos como el propio México.

Y como ejemplo de estos cambios, tenemos el caso de los cruces fronterizos entre Cd. Juárez y El Paso, Texas cuyos tiempos se han disparado y con ello, generado filas de hasta cinco horas de espera antes de llegar a la garita de revisión respectiva.

De igual forma, debido a la política migratoria actual los costos por las visas para ingresar a Estados Unidos llegan a alcanzar precios de hasta $5500 pesos aunque sin la garantía de recibir aprobación. Junto a lo anterior, los tiempos para recibir la aprobación o cancelación de la visa se han extendido hasta seis meses luego del cambio de políticas anunciadas por el presidente Trump.

De esta manera, poco a poco estamos viendo la desaparición de una política de vecinos tradicionalmente cordial y de cooperación a una de desconfianza y desprecio irracional.

A pesar de ello, en Ciudad Juárez seguimos siendo profundamente optimistas y consideramos a El Paso, Texas como una ciudad hermana llena de gente cálida, noble y solidaria con la frontera, muy diferente a las actitudes de algunos empleados federales de EE.UU. con los que los juarenses debemos tratar cada vez que cruzamos hacia la bella ciudad hermana.

Anuncios