Alcalde de Cd. Juárez promete cuidar a universitarios, pero asesinato de Dana Lizeth ocurrió en parque ¡sin alumbrado!

Las circunstancias alcanzaron al alcalde (PRI)independiente de Ciudad Juárez Armando Cabada Alvidrez. Este fin de semana fue asesinada la estudiante de literatura Dana Lizeth Lozano a unos cuantos metros de su Alma Mater la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Su cuerpo fue encontrado en un parque sin alumbrado público entre las calles Bucarest y Haiti de la colonia Progresista en una zona donde confluyen instituciones como el Colegio de Chihuahua, la Universidad Autonoma de Chihuahua, Fechac, Canacintra, Canaco, Cruz Roja y el mismísimo Centro Cultural Paso del Norte.

Dana Lizeth tenía 18 años, había graduado del colegio de bachilleres plantel 7 y cursaba sus primeros semestres de literatura hispanomexicana en la UACJ; era una apasionada de los libros de Antoine de Saint-Exupéry. Sus maestros la describían como una alumna participativa, inteligente, disciplinada, alegre y estudiosa; siempre en el centro de las polémicas literarias a las que se le invitara.

Y sin embargo, una jovencita brillante, con mayores estudios que Armando Cabada (que no conoce la vida universitaria), fue brutalmente degollada a espaldas del Colegio de Chihuahua y en un parque marcado por la total oscuridad, sin alumbrado publico, ni seguridad.

Esas son las condiciones en las que se mantiene Ciudad Juárez por culpa de los políticos corruptos del PRIAN, cooptada por gobernantes incompetentes e insensibles como nuestro alcalde, que no puede dejar de pensar en los negocios con el alumbrado público en lugar de abocarse a reparar lámparas fundidas como las del parque donde fue asesinada Dana Lizeth.

Por su parte, el rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez tampoco se salva; es imperdonable su incompetencia para prever la seguridad de sus propios alumnos ya ni siquiera dentro del propio campus o los alrededores mismos que debieran ser considerados zonas verdes, libres de violencia.

Por negligencia, podemos señalar al municipio de Juárez, al director de alumbrado público y al presidente municipal debido a que sus acciones y omisiones crearon las condiciones para que Dana Lizeth fuera asesinada de una manera brutal; borrada de la faz de la Tierra y eliminada toda posibilidad de compartir el Ingenio y la luz propias de una niña que todo lo estudiaba.

Sí Armando Cabada tiene algo de dignidad, en este momento debería de exigir a su director de alumbrado público la renuncia “por motivos de salud”, así como hacen los corruptos priistas en sus gobierno decadentes.

Anuncios