China, primer potencia económica mundial, demuestra que el Socialismo es la mejor manera de erradicar la pobreza

(Xinhua) — En la cuenta regresiva de China para erradicar la pobreza absoluta para el 2020, el sistema socialista está desempeñando un papel crucial.

“Socialismo significa desarrollo. El desarrollo debe servir a la prosperidad común de todos”, dijo Xi Jinping, quien pidió realizar mayores esfuerzos para ganar la batalla contra la pobreza a tiempo, durante una reciente inspección por la municipalidad sudoccidental china de Chongqing.

El sistema socialista ha hecho posible reunir recursos para sus objetivos y apegarse a sus metas de principio a fin, sobre todo cuando se trata de tareas relacionadas con la vida de la gente.

Gracias a un arduo y constante trabajo, más de 700 millones de chinos han salido de la pobreza en las últimas cuatro décadas y la tasa de pobreza en las zonas rurales bajó de 97,5 por ciento en 1978 a 1,7 por ciento en 2018.

El Partido Comunista de China (PCCh) prometió en 2017 eliminar la pobreza en todos los distritos y regiones pobres para el 2020, en una guerra final contra la pobreza para alcanzar su objetivo.

Bajo el liderazgo del PCCh, el alivio de la pobreza se ha convertido en una tarea estratégica para el país. Los gobiernos de todos los niveles han tomado medidas para asegurarse de que la tarea sea terminada a tiempo.

Los miembros del Partido han sido enviados a aldeas empobrecidas de todo el país para ayudar en el trabajo de reducción de la pobreza, incluyendo a funcionarios gubernamentales, exmilitares y universitarios, todos trabajando para implementar plenamente la política del gobierno central.

China ha vuelto crucial la adopción de medidas específicas basadas en las condiciones locales para asegurarse de que los recursos sean utilizados en el sitio correcto en el momento correcto.

Con apenas dos años para el plazo, el país se encuentra en una coyuntura crítica para concluir las tareas finales y más difíciles en su campaña de reducción de la pobreza. El sistema socialista seguirá mostrando su fuerza en la batalla final.

Anuncios