¡NO te quedes callado y denuncia!

Bajo la estrategia de dejar pasar el tiempo, el sacerdote católico Aristeo Baca, acusado de violar a una niña de 8 años ha sido mantenido a resguardo fuera del ojo ciudadano con la esperanza de que el asunto sea enterrado con el tiempo.

De acuerdo a fuentes dentro de la diócesis de Ciudad Juárez, la estrategia planteada por el equipo de abogados (pagados por conocidos políticos y empresarios de la frontera), consiste en combinar una campaña agresiva de imagen en favor del cura violador para luego justificar el veredicto de inocencia que están preparando los jueces prianistas de Cd. judicial en la frontera.

Tal es el motivo de las pancartas y la manifestación que se organizó el día que la podrida autoridad judicial de Chihuahua permitió que un muy probable violador abandonara la prisión preventiva porla comodidad de una residencia lujosa cerca del campestre de Juárez.

Anuncios