El caso que enciende en México el debate sobre la libertad de expresión en redes sociales

¿Hasta dónde llega la libertad de expresión en redes sociodigitales? Es la pregunta que se hacen muchos mexicanos luego de algunos populares analistas fueran bloqueados en Twitter y YouTube, un asunto que encendió el debate en torno al fenómeno global de la censura en internet y evidenció la disputa ideológica que se vive en México.

La historia comenzó en marzo pasado, cuando el analista geopolítico Alfredo Jalife-Rahme fue expulsado de Twitter, tras realizar algunos comentarios en contra de los expresidentes Felipe Calderón y Vicente Fox, y el historiador Enrique Krauze, personajes referentes dentro de la derecha mexicana. En el mensaje, cargado de adjetivos y descalificaciones, Jalife acusó a estas personas de emprender una campaña mediática contra el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Jalife, quien cuenta con un número importante de seguidores y suele utilizar adjetivos peyorativos para arremeter contra sus enemigos, también acusó al expresidente Calderón de haber cometido un presunto acto de corrupción, en el cual supuestamente intervino Krauze, para beneficiar a los dueños de una cementera mexicana con dinero público.

Posteriormente, la cuenta del analista fue bloqueada en Twitter, con la justificación de que los mensajes del analista violaban las reglas de convivencia de la red social. Sin embargo, muchos usuarios de redes interpretaron esto como un acto de censura, luego de que la compañía bloqueara también los perfiles que replicaban las ideas de Jalife.

Manuel Hernández Borbolla

Anuncios